Slideshow

domingo, 29 de mayo de 2011

No, no, no, no, es odio. No es otra cosa sino odio.






Me estaba dando un tiempo de descanso. Descanso de letras o de entretentas o, lo que puede que sea más certo, en verdad, que no he tenido tanto tiempo como antes tenía para entretentas de las mías. Pero es que ya no puedo más, y no crean que es por el ánsia o las ganas de escribir, que es porque no aguanto tanto comentario absurdo, servil o tendencioso. Qué vergonzosa experiencia postelectoral, qué comentarios, que dichos, qué diretes, cuántos por ahí sacan o meten en contexto o fuera de él lo dicho por el otro con el único objeto de sacarle el mayor rédito, aún cuando con ese rédito se pierda cualquier atisbo de crédito que antes tuviera. Y es que como quiera que se encuentre usted en una reunión con los amigos, podríamos decir de cervezas por ejemplo, tan a gusto, cómodamente, entablando conversaciones normales en las reuniones tales como el fútbol, carnaval, semana santa o cualquier otra tontería sin importancia que pueda surgir o haciendo fotografías a las tapas si, como buen miembro del recién creado grupo de "tapeantes" quieres quedar, llega siempre el de turno, que con tres o cuatro frases que suelte, ten por seguro, la tarde te va a amargar.

Cuántas innecesarias disputas, cuántas súbitas enemistades, cuántos que, por decir nuestras verdades (cada uno la suya) con el otro se pelea, se enfada o se cabrea por culpa de aquellos que de la política viven. Pero que viven, no se crean, que viven de maravilla y nosotros, estando en pandilla, en lugar de ignorarlos como debiéramos, yo a lo mío, tú a lo tuyo y ellos, que sigan, discutimos entre nosotros creyéndonos que así arreglamos algo y, qué ilusos, lo que estamos haciendo es todo lo contrario, destruir la armonía que hasta ese momento reinaba.

Odio la política y a los políticos. Y odio a cuantos, de políticos asuntos se lucran pues nos utilizan como a cobayas, probando nuestro nivel de ignorancia o inocencia y, en definitiva, utilizándonos para ellos hincharse una "miajica" más y a las pruebas me remito, si no, vean ustedes los titulares de hoy en referencia a una misma noticia,

Rajoy propone un tijeretazo al despilfarro autonómico. (El Mundo).
Rajoy tiene la solución. Cuatro propuestas para.....(La Razón).
Rajoy intenta acorralar al gobierno desde las autonomías. (El País).
Abc hace referencia a unas declaraciones de Rajoy en relación a la crisis del pepino con Alemania y Público habla de la fianza de uno de los imputados en el caso Gürtel.

Pero, si se dan cuenta, en los dos primeros, el titular hace referencia a las propuestas (mejores o peores) de Rajoy. En el tercero sin embargo, en lugar de hablar de las propuestas, se insinúan ataques y no sé qué más tonterías. Y éste era el que había cambiado y ya no estaba al "servicio de nadie", se dijo hace un tiempo. Pues menos mal.
Y lo malo no es eso, es que si es al contrario, pues los otros van a maquillar la realidad para su conveniencia. TODOS SON IGUALES en cuanto a desinformación se refiere. Y ves a personas y amigos que se han mantenido en un discreto segundo plano en cuanto a estos temas se refiere, haciendo comentarios en facebooces, tuiteres y tuentis a tutiplén. Les cambia el humor y se obsesionan por defender a los que, unos pocos puestos por encima, se están ganando y muy bien la vida por hacer eso. Déjenlos a ellos, que son los profesionales y los de aquí, pues aquí, a disfrutar, que si no, nadie lo va a hacer por nosotros y, sin embargo, los réditos den política, sí se los van a llevar ellos, y no nosotros. Y ves a personas más que bien situadas hablando de izquierdas, derechas y centros que, conociéndonos todos como nos conocemos y más en pequeñas poblaciones como ésta, defendiendo posturas que ni ellos se creen. El ricachón (con cariño) que defiende a la izquierda, seguro que es porque está de moda, o el pobretón (con más cariño aún) que, para ver si pilla algo, se "mata" por defender a la derecha. Mentira una detrás de otra.

Por tanto y por todo ésto, ya les digo, me niego a discutir más por política pues, digan lo que digan, todo es mentira.


Y discúlpènme por tan grande arrebato mas ya estaba cuan panza arriba un gato, a la defensiva y, ya estoy harto de tener que justificarme por pensar distinto a otro.

Muchos saludos no obstante y les dejo con un temazo de Jamie Cullum que espero les guste y les alegre el día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada