Slideshow

sábado, 22 de agosto de 2009

Úbeda, ciudad de señoritos II




La verdad, no sé qué nos pasa, no sé qué pasa en el mundo, no sé qué pasa en España, no sé si darme más caña pues de seguir así, me hundo y, aun pareciendo lo que les cuento profundo, no crean he perdido rumbo, que más bien lo estoy encontrando y aún así, me sigo cabreando.

Que somos irresponsables, que somos despreocupados, que preferimos ir "pasados" eso sí, no "estar colgados" aunque sí algo colocados y pasar de los problemas que son temas que nos queman y del que no queremos saber, conocer, opinar o entender si, como hay muchos que dicen, "para el caso que nos hacen, mejor paso de que pasen, si total no nos consultan e incluso, creo, hasta nos insultan". Si es que esto lo que piensan, que somos los jóvenes, dicen los viejos y que es por culpa de los mayores, algunos muchos pensamos.



Y se preguntarán muchos de ustedes a qué esta retaila viene, ¿será que empieza de nuevo "Mira quién baila" o que hace tiempo no ve al Hombre Higiene? Pues nones, nada de eso, que si me estrujo el seso no es por "copones" sino por grande enfado.



Y es que ya les comenté en otro artículo que en ciudad de señoritos vivíamos y, cuanto más tiempo pasa, más se me demuestra y más incómodo me siento. Y no será que no lo intento, que grande interés y mucho pongo más fíjense, que les cuento, y no crean que les miento pero pasan ya más de ciento los cabreos que me pillo.



Ahora vamos a por los bares, con esas terrazas que montan, que tanta vida nos dan en verano y que buen dinero recaudan para quienes siguen metiendo la mano en los dineros autónomos, que somos quienes más pagamos. Se duplican las tarifas y se cercan los espacios, no crean que van despacio en estas cosas de rifas, que aquí sí se dan prisas y sacan un cartapacio que nuevos problemas conllevan. Que hay que dejar más libres las calles y más claras las aceras. Por si necesito sentarme, libre me dejen el banco que no yo quiero compartirlo con quien de una cerveza disfruta sentado en una terraza, que me entorpece la ruta y por si al perro paseo, que tenga grandes espcacios, que si no, me cabreo.



Midiendo terrazas de noche, en eso están los "locales". Que diré yo no que no valen para tan nocturna tarea mas no era esa mi idea de policiales trabajos, que puestos a pedir tajos, mejor vigilando las calles por si alguien, con desparpajo, dedica este momento para, sin perder el aliento, delinquir tan contento.



Y a cuento de todo esto, vienen los ubetenses que, aunque ustedes no lo piensen, más sibaritas estamos. Y de todo nos quejamos y un poco más lata damos. Nos estamos poco a poco cargando esto y, algún día, reventará por algún sitio y siempre, siempre, siempre en perjucio de todos. Que vayas a donde vayas, tantos problemas no encuentras, a difrutar de los días, que cada vez nos son menos.





En fin, una vez más, disculpen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada